Zapatillas rebajadas… una cosa loca

4 respuestas 03-06-2014, Pablo Arqued

Me siguen fascinando los precios de muchas zapatillas. Pero no ya los de las que acaban de salir al mercado, que también, sino mucho más esas zapatillas cuando están de oferta, pues muchas veces me siguen resultando carísimas. Hace años, unos diez, me dije a mí mismo que no me compraría nunca unas zapatillas de más de 100 €. La realidad es que lo he cumplido y he de decir que casi siempre he tenido zapatillas que me han dado muy buen resultado, tanto normales, como minimalistas.

zapatillas_ofertas

Que unas zapatillas, rebajadas cuesten 149€, es como para que no se vendan ni en un siglo. Así, después de varias semanas viendo el lineal arriba fotografiado, y viendo que las zapatillas seguían siendo las mismas, pensé que, efectivamente, no vendían ni una. Pero el otro día entré en la tienda en cuestión, cercana al Retiro, y escuché a un cliente que se ponía a tope contento al ver, por ejemplo, que unas Asics o unas Saucony (o las que sean), rebajadas costaban 149€. “Y pensé: hay gente pa’toh”. Y es lógico, porque si no las tiendas cerrarían, y ésta, precisamente, es de una cadena bastante conocida en Madrid.

A mí siempre me gusta entrar, hacerme el distraído, y preguntarles por supinadores, pronadores y taloneadores, por drops o por tejidos técnicos. Y cuando compruebo que dan consejos que yo nunca daría ni a mis peores enemigos, me quedo más tranquilo. Porque rápidamente hacen que recuerde por qué empecé a comprarme zapatillas hace años de temporadas anteriores en Internet (a pesar de que sean de hace un par de años tienen los materiales en perfectas condiciones por mucho que digan las revistas especializas). Y entonces me quedo tranquilo y contento de los precios que encuentro por ahí, y de no tener que fiarme de sus consejos nunca más.

Hay pequeños comercios que son una maravilla y que dan un servicio exquisito. Y frente a estos, que se quite Amazon y demás ‘grandes almacenes’ de Internet. Pero si son pequeños comercios que no son capaces de ofrecer nada, siempre es mejor decir amén a Amazon o sus grandes competidores.

La pregunta ahora es ¿’Precios estrella’ o ‘precios estrellados’?