¿Y si bajas el ritmo de carreras y te lanzas al agua o te echas a la carretera con la bici?

Deja una respuesta 08-07-2014, Pablo Arqued

De la mar el mero y de la tierra el cordero. Y el corredor, ¿sólo de parques, asfalto, piedras y senderos?. A pesar del pareado la respuesta debería ser negativa. Porque no todo debe ser correr y no se debe estar corriendo todo el tiempo. El cuerpo necesita unas semanitas de barbecho, el cual te permitirá volver a correr con más ganas y alegría. Mejor que bajar el ritmo conviene cambiar de deporte para cambiar de músculos. Quizás quieras nadar, o puede que optes por montar en bici, deportes ambos que en verano son más llevaderos y aeróbicos.

piscina_blog

Los músculos que te han llevado a batir tus marca o al menos a lograr tus objetivos, y que te han sacado a pasear durante el año, se merecen un descanso. No esperes a la lesión para parar. No tengas miedo a perder un poco la forma. Así, por un lado, regenerarás esas microlesiones que muchas veces no son perceptibles hasta que crecen y por otro, fortalecerás músculos que si bien pueden resultar secundarios al correr, te protegen a la manera de una armadura.

Recuerda que esto disminuye la probabilidad de lesionarte. Y es este el tipo de consejos que te vienen a la cabeza cuando te lesionas. La piscina o la bici te esperan.