Transición al minimalismo: 5 razones para acortar la zancada

3 respuestas 09-11-2015, Pablo Arqued
FacebookGoogle+Twitter

Los de acortar la zancada no es el fin, sino un medio para llegar a una buena técnica de carrera, que es aquella que, en mi opinión, por encima de rendimiento deportivo, permite al corredor no tener dolores al correr ni después de correr. Y es un medio para que el cuerpo pierda esa mecánica que los corredores que llevan tiempo con zapatillas acolchadas, han adquirido contra natura, y puedan llevar a término esa transición al minimalismo. A continuación, motivos para acortar la zancada, todos relacionados entre sí:

transición al minimalismo: 5 razones para acortar la zancada

1. Te obligarás a pisar debajo de tu centro de gravedad y a tu mecánica de carrera le será más difícil caer de talón y/o con la pierna estirada, lo cual impediría una correcta amortiguación natural.

2. Evitarás la tentación de tu hasta ahora mecánica talonador, algo que en muchas ocasiones brota cuando las zapatillas, por muy minimalistas que sean, tienen una suela blandita.

3. Al estar utilizando músculos que hasta ahora no utilizabas y tenías atrofiados, el pretender dar zancadas potentes y largas como los corredores de élite sólo te puede aumentar las probabilidades de lesión. Deja que tus músculos vayan cogiendo fuerza e intenta mecanizar tu nueva ergonomía de carrera poco a poco. Ya tendrás tiempo de alargar un poco la zancada. O no…

4. Al acortar la zancada, cada impacto de cada pisada será menor, cada pierna soportará menos fuerza.

5. Además, lograrás que la cadera no suba y baje en exceso en cada zancada, lo cual no es nada óptimo al correr pues se desaprovecha energía. Los atletas de élite que dan zancadas muy largas y no caen de talón, corren bastante rápido, metiendo bastante zancadas por minuto, algo que para un popular es más complicado.