Sobre el grosor de la suela de unas zapatillas y la distancia para las que sirven

5 respuestas 12-01-2014, Pablo Arqued

He intentado una y mil veces iniciar este post. Y no puedo, porque es poner el titular y me da la risa. Pero hoy, quizás por el sueño que acumulo los últimos días debido al nacimiento del pequeño gran Víctor, la seriedad me ha permitido, al menos, escribir hasta aquí. Y más. Pero aunque no me ría en voz alta, permitidme que tenga, al menos, una media sonrisa en la cara y algo de sorna en la prosa.

‘Para corredores de más de 75 kg que hacen tiradas largas en entrenamientos’. ‘Zapatillas rápidas de competición para corredores ligeros (menos de 65 kg) que quieran hacer distancias de hasta diez mil metros’. ‘Voladoras para media maratón’. ‘Su gran estabilidad en el talón te permitirá rodajes largos’. Estas son algunas frases de descripciones de zapatillas en revistas especializas, escritas con la mejores intenciones, en la que se dan como verdades absolutas afirmaciones por todos los aficionados conocidas, recitadas de memorieta por periodistas, transmitidas de generación en generación desde los años setenta. Alquimistas, magos, chamanes del calzado deportivo nos recitan sus mantras a través de sus redes. Nuestra fe hace el resto.

Si no habéis visto este vídeo, vedlo. O por lo menos, echadle un vistazo rápido. Ya lo veréis otro día detenidamente, si os apetece, para captar las nociones básicas de cara a correr de forma eficiente. Insisto: vayáis a correr descalzos o con zapatillas, este tipo de consejos vienen muy bien.

Un dependiente en una tienda Bikila a un chica que entreno: “¿Corres con Nike Free? Pues eres una valiente”. Una dependiente en un Nike Store a mí: “Las Nike Free son para correr como mucho 20 minutos”. Otro dependdiente en otro Nike Store, otra vez a mí: “Corre con las Free, como máximo, 7 km y nunca en días seguidos”. En una tienda especializada madrileña de calzado de correr: “Estas voladoras se te van a quedar cortas para maratón” y “Correr apoyando el talón te protegerá de lesiones”. En una tienda New Balance. “Las RC1600 son, como mucho, para medias maratones”.

Para ellos, y para la mayoría de corredores, la distancia para la que sirven unas zapatillas es directamente proporcional al grosor de la suela. Y es que eso es lo que le han transmitido revistas, anuncios, marcas, amigos. Bien. Entonces, según eso, el tipo de la imagen ¿Cuánta distancia podría correr descalzo? ¿100, 200 metros? ¿Un kilómetro como mucho? ¿A lo sumo cinco? La cosa es que corre maratones. No es único. Por cierto, tiene un amigo, muy alto y bastante fuerte (pesa alrededdor de 80 kg) que no sale en el vídeo, que también corre maratones… descalzo. Hay mucha gente, además de Bikila o Zola Budd, que corren descalzos o si bien no descalzos, con zapatillas minimalistas (sin amortiguación). Muchos kilómetros. Tienen marcas aceptables.

Hay dos cosas que cabría destacar a la hora de apoyar la técnica de carrera de las personas que corren sin amortiguación la cual consiste en no caer con el talón y sí con el pie plano o metatarsos:

  1. La cual le gusta señalar a Santi Ruiz (aquí, su último artículo), de alguna manera precursor del barefoot o minimalismo en España en los últimos años, y argumentador de gran nivel al respecto. Correr es dar saltos de forma continua. Así pues, si probamos a saltar parados y caer de talón nos haremos daños frente a hacer la recepción del salto cayendo con la parte media o delantera del pie.
  2. Los corredores minimalistas hacen mucho menos ruido al pisar que la mayoría de los que caen de talón. Es decir, impactan con menos fuerza en el piso. Esto es irrefutable, os pongáis como os pongáis. Utilizad un medidor de decibelios o vuestros oídos y vuestras percepciones subjetivas si quereis, pero no podréis demostrar lo contrario.

¿Se puede correr BIEN con zapatillas amortiguadas? Claro, pero tendrás que trabajar la técnica. Y si corres mal, te costará mucho más tiempo aprender que si lo haces con zapatillas minimalistas. ¿Se puede cambiar de técnica a la hora de correr para aprovechar mejor nuestra amortiguación natural? Claro. Pero quizás habrá que dejar de lado carreras durante un tiempo y no fijarse en marcas, y hacer ejercicios específicos, de cara a cosechar beneficios en un futuro próximo.

Para terminar, volvamos a esos dependientes de tiendas de correr y a sus frases. Cuando os las digan, os recomiendo responder o indicar que son más o menos ciertas “siempre y cuando se corra MAL”. Será una forma de ayudarles a que queden en buen lugar.