Miedo a correr en verano

2 respuestas 10-06-2014, Pablo Arqued

El mercurio asusta. En el campo el sol dispara rayos abrasadores y en la ciudad la contaminación se densifica. Las autoridades recomiendan no hacer deporte en las horas centrales del día e hidratarse bien. Un clásico. Otro, el que los polideportivos Municipales con piscina prohíban la entrada a los que van a correr. “En realidad os queréis colar al agua”, le dicen que diga al trabajador desde la dirección. Y la dirección, si te recibe, te recuerda que correr “no es un deporte de verano”, que es peligroso para la salud. Evidentemente se olvidan de los Juegos Olímpicos, ese evento que nunca tendrá Madrid, en el que el deporte rey es el atletismo. También obvian los Campeonatos del Mundo, siempre en época estival.

calor

Sentido común, por favor. Por mucho que se puedan freír huevos fritos en los capós de los coches, que las muertes de ancianos se disparen, que los motores de los coches revienten, que la gente esté pegajosa en el transporte público, o que muchas personas cojan anginas del tamaño de ostras, sí se puede correr en verano. Siempre con cabeza y siguiendo unas pocas pautas.

Corre más despacio y bebe con más frecuencia. Si no llevas agua encima planifica recorridos con fuentes. Protégete la cabeza, los ojos con gafas y la piel con crema solar. Lleva ropa fresca, cómoda, no ajustada. Si padeces enfermedades crónicas respiratorias, infórmate de la contaminación o nubes de polvo subsahariano, y evitarlas. Aprovecha para hacer series cortas para fortalecerte un poco. Ya volverás más adelante con las más largas. Las mañanas, mejor que las noches; y las noches, mejor que las medias mañanas y las tardes. Y las medias mañanas y las tardes, mejor que el mediodía. Y si aun así quieres correr a mediodía, eso, hazlo despacio. O aprovecha para mejorar la técnica de carrera. Si te apetece cambiar de pisada, sin duda es el momento.