(Medio) Maratón de Burgos: El sandaliebre o la democracia del ritmo

Deja una respuesta 17-10-2018, Pablo Arqued
FacebookGoogle+Twitter

Es el buen hacer de sus organizadores la gran baza de esta joven carrera. Y lo es tanto para trabajadores, invitados y voluntarios como para los participantes. También lo es su recorrido, ideal para saciar la marquitis del corredor popular medio. Falso llano para abajo, falso llano hacia arriba, repitiendo ese esquema si se abordan los 42,175 metros. ¿Cuál es el problema de dar dos vueltas a un recorrido en el que se pasa por la Catedral y ‘las Huelgas’ dos veces o por el museo de la Evolución cuatro? Conviene recordar que los ‘jefazos’ de la prueba, Miguel Santamarina y Samuel Casado, son tan buenos que se han puesto el reto de que la edición de 2019 empiece y termine a los pies de la Catedral, con todo el aumento de trabajo que les supondrá. Yo no me la pierdo ¿Y vosotros?

liebres medio maratón de burgos sandalias

Vuelvo al tema del sandaliebre. Por todo lo anterior comprenderéis que sea la tercera vez en la que he hecho de liebre. Las tres con sandalias, las tres con unas Enix’80. La primera, en 2016, llevé el globo de las 3h30′, tiempo que clavé porque era lo que requería la ocasión y lo que me pedían los corredores que iban conmigo. También en la segunda edición, globo de 1h30′, perdiendo 20′ al quedarme ayudando a la segunda mujer y siguiendo a ritmo hasta el km 36 (me fui a las 3h06).

¿Debe ajustarse escrupulosamente una liebre al ritmo que pone en su globo?

En esta tercera vez, la cosa fue diferente. Terminé en 1h29′, y mi acompañante (también liebre), en 1h28’30”. Empiezo por el final, que además del tiempo lo fue el recibir muchísimas felicitaciones de los corredores que fueron conmigo y también algunas críticas. Ahora, voy a por el comienzo y el durante: al empezar, se me volvió a pinchar el globo al pasar por unos árboles, pero llevaba camiseta identificativa y estuve los 4 primeros km gritando que era la liebre de 1h30′. Fue ahí cuando pregunté: ¿Vais bien? ¿Qué queréis? ¿Ir a 4h15’/km o más rápido? ¿Más lento para subir el ritmo en la segunda mitad? ¿Sois conscientes de que en la primera parte la inclinación del falso llano es hacia abajo? La mayoría votó que querían ir a 4’05” – 4’10″/km a pesar de que se había puesto a llover. “Queremos hacer marca”, nos dijeron. Y me pareció bien adaptarse a la petición de la mayoría.

En mi opinión, las liebres solitarias no tienen sentido, por mucho que vayan al ritmo pactado. Creo que deben adaptarse a las circunstancias en tiempo real. Y eso fue lo que hicimos. Además, mi no corta experiencia me dice que si una persona quiere hacer 1h30′ (ritmo de 4’15″/km) pero no es capaz de ir a 4’05″/km en bajadita, es que no está para hacer 1h30′. La prueba definitiva es que en la segunda parte de la carrera, cuando me ponía a 4’15″/km, el grueso del grupo me adelantaba, sus integrantes iban fuertes. Y eso que era subida. A ver: Leslie (huracán venido a vientecillo al entrar en la Península nos empujaba).

En el 19 me descalcé para sentir mejor el suelo mojado y para dejar que la piel arrugada (cosas de la herencia genética de la evolución, que para eso se arruga, para que no nos resbalemos…) se sujetase al asfalto y a las baldosas del paseo fluvial, mucho más que las suelas de zapatillas ‘normales’. Y de paso fui dejándome coger para ‘llevar’ hacia la meta por aquellos iban justos para 1h30′.

Y ya: una vez más fui feliz haciendo de liebre. ¿Os venís el año que viene? Que sí, que hay que entrenar en verano… Pero repetiré en el globo de 1h30′ y os pondré la cabeza como un bombo a poco que me preguntéis lo que sea. ¡Y gratis!

globero-lo-seras-tu