La importancia de correr lento al entrenar

10 respuestas 16-02-2014, Pablo Arqued

San Sebastián, 24 de noviembre de 2013. En el Campeonato de España de Maratón, Pablo Villalobos volvía a ser maratoniano en acto, logrando el subcampeonato (2h 13′ 39″), por detrás de Carles Castillejo, después de una lucha de meses de volver a lo más alto de los 42 km nacionales. Atrás quedaban meses de duros entrenamientos para volver a alcanzar la forma óptima después de haber tenido que parar por un problema de hipertiroidismo que le dejó sin posibilidades de opositar a la selección española de los JJOO Londres 2012. Madrid. 18 de septiembre de 2013. Pablo Villalobos quedaba con el corredor algo más que popular Darío Collado (cuando no tiene el día está en torno a las 2h 50′ en maratón…) para rodar 13 km a 4’31″/km…

villalobos_castillejo

“¿Y qué?”, diréis. Pues que si Pablo Villalobos, que corre el maratón a 3’10″/km, de vez en cuando hace rodajes a 4’30″/km, ya sea para recuperar o para acostumbrar al cuerpo a funcionar sin tirar casi de glucógeno, y si Darío Collado, que corre los maratones a un ritmo de 4’/km aproximadamente, rueda de vez en cuando a 5’30″/km, la mayoría de los corredores populares deberían hacer rodajes mucho más lentos de lo que los hacen. Y dejadse el cuchillo en casa en vez de llevarlo entre los dientes.

Recordad que para competir en largas distancias, si bien no hay que olvidar los entrenamientos de calidad, de velocidad, de intensidad, tampoco hay que dejar de lado los entrenamientos suaves, muy suaves. Y recordad también que en ese tipo de competiciones, si el cuerpo no es capaz de tirar de grasas cuando el glocúgeno escasea, os quedaréis sin combustible, pues el glocúgeno no es eterno. Lo peor de todo es que la mayoría de los populares conocen estas evidencias científicas, y aún así, son incapaces de hacer rodajes lentos, como ya he dicho, altamente necesarios.