Kenenisa Bekele y el maratón: la 3 claves heredadas de Renato Canova

Deja una respuesta 02-11-2016, Pablo Arqued
FacebookGoogle+Twitter

Ha pasado más de un mes desde que el gran Kenenisa Bekele hiciera ese espectacular registro en el maratón de Berlín: 2 horas 3 minutos y 3 segundos. Es el segundo mejor registro en la distancia de la historia, con el que el etíope superaba en casi 2 minutos el que había logrado en el maratón de París dos años antes en su estreno. Fue entonces cuando el entrenador Renato Canovas cogió las riendas de su entrenamiento durante un año: desde Chicago 2014 a Dubái 2015 (maratones).

Si bien ahora Bekele es su propio entrenador, con la ayuda de un equipo técnico dirigido por el Yannis Piitsiladis que a su vez lidera el proyecto sub 2 horas en maratón en el que están sentando las basas para que algún día un humano logre superar esa marca, hay 3 claves de Canova que Bekele parece haber mantenido en sus planes.

Bekele, volando por delante de Mo Farah en La Great North Run de 2013.

Datos vistos en un tuit de Óscar Fernández (@gabyandersengz):

1. Más tiradas largas a ritmos altos muy cercanos a los que se llevará en la competición.

2. Intervalos de ritmos durante tiradas largas en los que esos ritmos sean igual o más altos a los que se llevarán durante el maratón cuyo descanso entre esos ritmos sea muy alto, al 85% o 90% del ritmo de los intervalos.

3. Una técnica de carrera con más frecuencia, es decir, una técnica de carrera en la que la majestuosa zancada de Bekele se acorte, para así utilizar menos energía para mantener su velocidad de crucero y repartir mejor la fuerza del impacto de cada zancada.

Si bien los dos primeros puntos sólo aplicarían a atletas de élite, y en realidad a muy pocos atletas de élite pues la mayoría no podría soportar esos entrenamientos a veces superiores a los 42 km en una sesión, resulta el tercer punto muy a tener en cuenta para los corredores de maratón populares. No hay ningún impedimento físico que les impedirá entrenar el acortar las zancadas y por tanto aumentar el número de las mismas por kilómetro en sus largas distancias para obtener mayores beneficios. Menos gasto energético y menos probabilidad de lesiones.