Fenómenos extraños o sin amortiguación en el maratón de los JJOO 1964

Deja una respuesta 11-02-2014, Pablo Arqued
FacebookGoogle+Twitter

No es que se hiciera un maratón alternativo al oficial ni que el vídeo sea de otra realidad paralela. Es que por aquel entonces Nike no había incluido en sus diseños todavía el famoso ‘gofre’ de Bowerman. Así, todos los atletas que corrieron aquella carrera usaron zapatillas de las que ahora podrían ser consideradas minimalistas. Sí, el malogrado Bikila volvió a ganar el oro batiendo el récord del mundo, esta vez calzado. Segundo fue el Heatley, de Reino Unido. Y tercero el atleta local Tsuburaya. Vale, tampoco hubo amortiguación ni en JJOO anteriores ni en los JJOO 1968 (grande Wolde), ni en los JJOO 1972 (gran técnica la de Shorter)… sí, en el 76 empiezan las voladoras… pero este vídeo de Tokio es espectacular.

Tenían buena técnica de carrera, sin duda. ¿Hubieran hecho tiempos diferentes con zapatillas amortiguadas, mejores o peores? No. ¿Y si hubieran tenido mala técnica? Seguramente no habrían ni si quiera acabado. Un imposible, vamos. Porque la cosa es que para entrenar con esas zapatillas, a la fuerza tuvieron que adquirir una buena técnica de carrera. ¿Son las zapatillas amortiguadas un avance? no parece. Más bien, son fruto de un diseño o moda que se hizo con toda la buena intención del mundo, y al que todavía le queda mucho que vender. Oferta y demanda, se llama.