Cuidado con el masaje antes de un maratón, que lo carga el diablo

7 respuestas 18-04-2013, Pablo Arqued

Masaje de descarga antes de un maratón ¿sí o no? Si has llegado hasta aquí, probablemente seas un corredor popular normal. Es decir, no te llamarás ni Martín Fiz, ni Paula Radcliffe, ni Fabián Roncero. En caso de que te llames así (o parecido), este consejo, evidentemente, no es para tí. Pero si eres un corredor popular, mi respuesta a la pregunta sería un rotundo NO, a modo de consejo. Es decir, no te des un masaje de descarga dos semanas antes de un maratón si no estás realmente acostumbrado y sabes que te van bien. Otra cosa es una especie de juego de la ruleta rusa.

masaje

Después de preguntar a bastante fisios y osteópatas, y haber leído unos cuantos libros, me queda cristaliano que darse un masaje tres días antes de una carrera (algo más de 48 horas) es lo óptimo. Se descargan las piernas y se consigue que el flujo sanguíneo fluya mejor en los músculos transcurrido ese tiempo tras la visita a esas clínicas y tras el pequeño trauma que supone un masaje al uso. Lo que ocurre es que muchas veces a esos ‘jedis’ con súper poderes que tantas veces nos salvan de lesiones prolongadas y nos devuelven a los parques, se les olvida la diferencia entre popular y profesional cuando abordan a un paciente. Y si a eso sumamos que muchos corredores oyen campanas y no saben dónde, se produce la mezcla perfecta para crear nitroglicerina.

El maratón es mucho más que una simple carrera

No me canso de repetir que hay carreras y carreras. Un ‘diezmil’ y una ‘media‘ no son un maratón. Y lo que es más importante: los entrenamientos para correr un maratón son el triple de duros que los que se hacen para distancias inferiores.

Volvamos a los hábitos de los profesionales. Suelen darse una media de un masaje de descarga cada 15 días. Hay excepciones. Roncero casi no se daba y otros se daban un número mayor. Al grano: cuando se les aproxima un maratón, ya han experimentado cientos de veces cómo responden sus gemelos y cuádriceps a los masajes en crosses, millas y demás distancias. Saben cuando se los tienen que dar para adaptarlos a sus entrenamientos. La experiencia ayuda mucho en ese tipo de planificaciones.

Y ahora, de nuevo, hablemos de los protagonistas de este artículo, los corredores populares, y sobre todo aquellos que no están acostumbrados a darse masajes. Estos, cuando estamos metidos de lleno en el entrenamiento de los 42 km y pico, con una buena carga de kilómetros en las piernas, los músculos de las mismas suelen proteger y sujetar pequeñas lesioncillas que son propias de ese tipo de entrenamientos. Y no van a más, gracias a que los músculos de las piernas, con un buen tono, las ‘sujetan’.

Se da la circunstancia de que tras un masaje de descarga, con la relajación de los músculos, salen pequeñas lesioncillas que pueden ir a más al volver a correr a los dos días. Y más si se lleva mucho tiempo sin darse uno. Por todos es sabido que después de un masaje no se debe correr en las siguientes 24 horas. O al menos eso es lo recomendable. Es cierto que no son muchos los casos de corredores que se lesionan tras un masaje de descarga durante las dos semanas anteriores de un maratón. O meses antes. Tampoco son pocos.

Otra cosa es que estés habituado. O que se tenga un punto concreto con molestias que vayan más allá de lo que conocemos por experiencia. En ese caso, la lesión te la quitará un fisio y un osteópata, y no un antinflamatorio recetado por tu traumatólogo amigo.

Mi consejo es que si se tienen las piernas muy cargadas es mejor descansar, bajar el ritmo y los km y darse baños de agua muy fría, que jugar a la ruleta rusa con un masaje de descarga, al que no se esté acostumbrtado, y que te pueda dejar sin maratón. En definitiva: los experimentos, con gaseosa. ¿Te la vas a jugar? Porque el objetivo es el maratón ¿no?