Correr y los Oscar a la ‘Mejor película’: En el fondo, atletas

Deja una respuesta 25-02-2013, Pablo Arqued

Cuando alguien se siente culpable de acumular grasas, descubre que eres aficionado a correr, y además quiere ofenderte, te suele mentar a ‘Forrest Gump’ de forma divertida a la par que despectiva. Y equivocada, porque esa faceta de corredor del personaje de cine nos encanta a los fondistas. En cambio, nunca se acuerdan del predicador Eric Lidell de ‘Carros de Fuegos’, ni de sus compañeros británicos de aquellos JJOO de París de 1924. Tampoco te comparan con ‘Braveheart’, que en las batallas hace series de 100 combinadas con ‘pesas’ en los brazos.

Pocos son los que caen en la cuenta de que la protagonista de ‘Million Dollar Baby’ practica el running o de que el mismísmo ‘Rocky’, además, mete escaleras en sus entrenamientos para potenciar cuádriceps, una modalidad de la llamada técnica de carrera, muy habitual en los planes de los buenos boxeadores y de muchos corredores, siempre y cuando se combinen con cuestas. Tampoco son capaces de ver que el 400 ‘de cine’ que hace Elías en ‘Platoon’, a quien su ácido láctico le afecta tanto o más que los disparos que recibe antes de caer abatido, sólo puede ser comparado fuera de la ficción con el récord del mundo de Michael Johnson de la distancia, allá por el 96, en Atlanta, y todavía vigente.

Sólo para los que pensamos en lo único y siempre hablamos de lo mismo (si crees que es el sexo no eres corredor) es evidente que en ‘Slumdog Millonaire’ o en ‘El Golpe’ hay escenas en las que sus distintos protagonistas hacen series de 100, 200 o incluso algún ‘mil’. O que Clarice, además de una fantástica investigadora del FBI amiga de caníbales y enemiga de asesinos perturbados es una clara trotadora que empieza el día sudando por el bosque más cercano (‘El silencio de los corderos’). Alguno ha habido que ha señalado la saga de ‘El Señor de los Anillos’ como una película de marcha, pero andar, exactamente, no es correr.

¿Y ‘Marathon Man’ qué?, diréis. Pues que no se llevó un Oscar a la Mejor Película. Sólo estuvo nominada. ¿Y ‘La soledad del corredor de fondo’ qué? pues que fue una injusticia el que se quedara sin nominación o premio. ¿Y por qué no nombras, ahora, ‘Carros de Fuego’?, me preguntaréis. Porque ahí no hay metáfora. Sus protagonistas corren sin ningún género de dudas.

Llamadme demente y a otros corredores locos, pero para nosotros es evidente que todos y cada uno de los mencionados aquí son atletas, y en fondo, tengan o no el premio, corredores de Oscar. Eres corredor cuando, entre otras muchas cosas, ves que en las películas la gente corre.