Cómo pasar de correr mal a correr bien en ‘cinco minutos’

2 respuestas 09-05-2013, Pablo Arqued

Antes de nada: Olvida que las personas del vídeo (The running blog, guardian.co.uk) van descalzas. Por un lado, los seguidores de la corriente creciente de correr descalzos o con zapatillas minimalistas te dirán que sí es importante; por otro, mi experiencia me indica que no lo es tanto. Me explico. A estas alturas de kilometros no tengo ningún género de dudas sobre los beneficios de no aterrizar con el talón en cada zancada, como tampoco que esos beneficios se pueden obtener calzando unas zapatillas ‘normales’ (mi consejo es que no te pases con la amortiguación) si se trabaja la técnica adecuada. Otra cosa es que cuando te adaptes, te entren ganas de probar calzado minimalista. Normal. 🙂

Insisto: los atletas profesionales de todo el mundo no pueden estar equivocados. Tampoco los populares que desde que no entran de talón sufren muchas menos lesiones.

Pero que no te entren las prisas. El titular de este post es sólo un titular. Después de haber estado toda la vida, o casi toda (porque los niños suelen correr y pisar muy bien), corriendo mal, podrás esperar unos mesecitos más ¿no?. Ten paciencia y adáptate poco a poco. Y si quieres dar el paso al minimalismo, encontrarás información al respecto en zami.es. Descárgate su guía.