Carlos Soria (entrevista): “Corrí tres veces el Cross Escalada… y una lo gané”

Deja una respuesta 23-04-2013, Pablo Arqued

Cuando casi ni habías nacido, Carlos Soria (Ávila, 1939) ya hacía trail running. La diferencia es que entonces se llamaba correr por el monte.Y eso que empezó a correr más bien tarde, a modo de preparación para sus exigentes retos alpinistas, instalados en la élite mundial. Ahí sigue a sus 74 años, con las mismas ganas de siempre de hollar cimas, esta vez el Kanchenjunga, otra de nombre impronunciable para la colección. Será una etapa más del reto de escalar las 14 cumbres más altas de La Tierra, patrocinado desde hace dos años por BBVA, y bendecido, como siempre en esa zona, con la tradicional ‘Puja’ de los monjes budistas…

carlos_soria

Cuando supe de la existencia de Soria, acababa de jubilarse y aparecía en la páginas de El País Semanal, barajado con otros deportistas españoles mucho más jóvenes y en ‘mejor’ posición que él . Porque Carlos estaba de medio lado, colgado con un arnés y cuerdas. Además de su edad, sorprendía la definición de todos sus músculos, propia de superhéroe de cómic o de especialista de artes marciales. Si Bruce Lee ‘era agua’, estaba claro que Soria ‘(era) es la montaña’.

La corta charla sobre correr y sobre los entrenamientos complementarios de fondo que hace se sale de su ya habitual rutina de hablar sobre montañismo y las tres cumbres que sólo le quedan por lograr. Al habla desde Katmandú. Cuando se publican estas líneas, Soria ya habrá comenzado la ‘exploración’ de la tercera montaña más alta del mundo, para diseñar el momento del ataque, una auténtica carrera de fondo, de sube y bajas a los campos bases, siempre pensando en la seguridad de su equipo y en la suya propia. Porque su ‘no hacer cumbre a cualquier precio’ es su seña de identidad. Pronto tendrá en su haber, un nuevo ocho mil.

Pregunta. Has comentado en más de una ocasión que haces entrenamientos de fondo con bicicleta. También que antes corrías ¿Ya no corres? ¿Corres en cinta?

Respuesta. Ya no corro por el monte. Lo que hago es subir cuestas deprisita, pero no le llamaría correr… para el fondo sigo haciéndolo bicicleta. Pero también esquí de fondo, que es uno de mis entrenamientos favoritos.

P. Aunque ahora no corras para proteger tus rodillas ¿Has participado en alguna ocasión en kilómetros verticales?

R. Casi puedo decir que en Madrid un grupo de gente inventamos las carreras por montaña. A mí se me ocurrió la primera carrera que se hacía en La Pedriza, que era el Cross Escalada, que eran tres escaladas: la Pared de Santillana, el Yelmo y el Cancho de los Muertos, corriendo de una a otra. La corrí tres o cuatro veces y la gané una… Por casualidad, pero la gané.

P. ¿Te has animado alguna vez a hacer el maratón alpino de Madrid?

R. Ahora mismo, como tengo las rodillas no podría hacerlo. Pero el primer kilómetro vertical de la Sierra de Madrid sí que lo corrí, el cual organizó Jorge Palacios. Fue casi la última carrera en la que participé. Antes también me animé a hacer la de Cuerda Larga y la de La Pedriza a modo de preparación para el alpinismo.

soria_bnP. ¿Y el esquí de fondo sólo lo practicaste como ahora, para entrenar?

R. No, antes en el esquí de fondo participaba compitiendo. Me encantaban las 24 horas de Pinzolo por equipos y también los 70 kilómetros de la Marcha Longa que la he hecho cinco o seis veces.

P. ¿Llevas control de tu hematocrito tras tus estancias en altura? ¿Has sentido al bajar sensación de fortaleza o mejoría?

R. Últimamente sí. Gracias a nuestro amigo Carlos, el doctor que nos acompaña, tengo controlado el hematocrito. Lo cierto es que después de las expediciones, he cogido la bici al llegar a Madrid y me veía muy bien. Con menos músculo pero con más fondo, lo mejor para subir cuestas.

P. De las carreras populares en las que has participado ¿Cuáles son tus favoritas y de cuales tienes malos recuerdos?

R. Tengo muy buen recuerdo y muy mal recuerdo del Maratón de Madrid. Hice las dos primeras ediciones, y antes del tercer maratón, que estábamos intentando bajar de 3 horas, a uno de mis compañeros, el sábado por la tarde anterior a MAPOMA, un atracador lo mató y ya no volví a correr. No por eso, si no porque tampoco era lo mío. También antes del primer maratón corrí la media maratón de Moratalaz.

P. ¿Y fuera de Madrid?

R. Maratones no. Sí que he corrido un ‘triatlón’, el de Jaca: 15 km corriendo, subir en bici de Jaca a Candanchú, y 15 km de esquí de fondo.

P. La semana antes del maratón los corredores aumentan la ingesta de hidratos de carbono ¿Cómo es la alimentación cuando se está en el último campo, antes de atacar cumbre? ¿Geles, barritas…?

R. Lo más importante en el último campo es que tengas ganas de beber y fuerza para prepáratelas. Sopa y poco más. También quesos blanditos, o que la sopa tenga fideos… Lo importante ese día es beber.

P. ¿Encuentra algún paralelismo entre las carreras de fondo y el montañismo?

R. La competición en sí. Yo he corrido toda mi vida, hasta cuando no había carreras. Nos picábamos continuamente. He subido cantidad de veces a Los Galayos desde el Nogal del Barranco, medio corriendo, con mochila, y también he bajado corriendo. Así tengo las rodillas. Y es que he sido competitivo en todo.

Se corta la conexión. “Buena suerte, Carlos”, pienso, porque no me da tiempo a decírselo. “Ojalá que siga ganando”, me digo a mí mismo. Como en el atletismo popular, también en el montañismo hay muchas formas de hacerlo. Y Soria siempre gana.