Bikila no hubiera sido Bikila si en Roma hubiera corrido con zapatillas

Deja una respuesta 22-09-2014, Pablo Arqued

Fue una noche de finales de verano de 1960 en Roma. Abebe Bikila, descalzo llegó al Olimpo de los dioses olímpicos, a la meta de la larga prueba en el Arco de Constantino. Su gran hazaña olímpica bien le habría valido que la capital italiana le homenajease cambiando el nombre del monumento, desde el cual, años antes, Mussolini había enviado a sus tropas a la conquista de Etiopía. (seguir leyendo en correryfitness.com)